Loading...

Oportunidades

October 22, 2018


Dicen que “la suerte favorece a los audaces” y que “uno crea su propia suerte”. Estas expresiones encierran una idea muy diferente de la “Suerte” que usualmente oímos.

Hay veces en las que vemos a alguien que, ante nuestros ojos, obtuvo un éxito inmediato e inesperado que nos pone a pensar que esa persona obtuvo una gracia o favor divino. Sin embargo, no vemos lo que hay detrás, las decisiones que pusieron a esa persona en una situación en la que las circunstancias le favorecieron para avanzar, crecer y lograr el éxito que se había propuesto desde un inicio.

• La importancia de la visión:

Cuando nos proponemos embarcarnos en un viaje que nos lleve a materializar nuestra idea de emprendimiento, tenemos que tener muy clara la visión de lo que queremos, a dónde queremos llegar. Como cualquier viaje que tiene un puerto, sin una ruta marcada, podemos desviarnos y perdernos. De esto se puede aprender también, pero el riesgo aumenta y puede significarnos una inversión de recursos mayores. Si tenemos un horizonte claro y nuestra visión está bien delimitada, lo que nos topemos en el camino lo veremos como oportunidades para poder llegar mejor a nuestra meta.

Las oportunidades son aquellos momentos, personas, hasta cosas que se nos presentan y está en nosotros si les hacemos caso o no. Pero éstas se manifiestan como producto de lo que hemos hecho, las personas que hemos conocido, los contactos que nos refieren y las pruebas que hacemos. Sin ese trabajo previo, se nos pueden presentar oportunidades que más bien van a hacernos desviar la vista de nuestra meta o nos van a entorpecer nuestro proyecto. Esto no quiere decir que siempre vamos a quedarnos con una única idea fija y que esas oportunidades positivas no vayan a hacernos ver que debemos irnos por otro camino o cambiar nuestra propuesta. A lo que apunta es, que si trabajamos conscientes de lo que queremos y tenemos una visión clara, vamos a poder tomar mejores decisiones que nos van a ayudar a obtener el éxito que deseamos.

La suerte como tal no existe, necesita que hagamos algo para poder activarla. En otras palabras, no dejamos nuestro destino al azar, tomamos las riendas para adueñarnos de nuestro camino y dirigirnos con claridad hacia lo que queremos. Solo de esta manera vamos a poder tirarnos al agua con la certeza de que lo que se nos presente, lo vamos a enfrentar con las mejores herramientas y vamos a poder aprovechar las situaciones y hacerlas funcionar a nuestro favor. Es claro que esto se desarrolla en un contexto social particular y que no tenemos el mismo acceso a los recursos que otros, sin embargo, con esfuerzo, podemos lograr lo que nos proponemos y crear nuestras propias oportunidades.

No importa la idea o proyecto que tengamos, si mantenemos una visión definida, nuestras acciones van a ir determinando las oportunidades que se nos presenten y estaremos creando nuestra propia suerte, bajo nuestras condiciones y necesidades. Esto requiere mucha disciplina y la suficiente confianza para saber que lo que hagamos será para nuestro beneficio y el de las demás personas. Esta “suerte” que ayudamos a crear no es egoísta, no busca aprovecharse de alguien más o perjudicar, es reflejo de quienes somos y lo que hacemos. Es por esto que debemos ser constantes en nuestro trabajo y saber que podemos alcanzar lo que nos proponemos.

Leave a comment

Social Shot Latam

Copyright © 2018. All rights reserved.